Sitios arqueológicos de Rapa Nui en riesgo por abandono

Miércoles 03 de Junio 2015

Deterioro de una de las casas de la aldea ceremonial Orongo, uso de instrumentos inadecuados para el mantenimiento del Parque Nacional y el robo con violencia perpetrado a una pareja de turistas, son algunos de los acontecimientos ocurridos durante las últimas semanas que constituyen serios riesgos para el patrimonio y la economía local de Isla de Pascua.

Desde el 26 de marzo habitantes de la Isla, organizados en el Parlamento Rapa Nui, se tomaron las dependencias del Parque Nacional y despojaron del control de los sitios arqueológicos a la Conaf, bajo el argumento de una lucha ancestral por la recuperación de sus tierras.

Sin embargo, la ausencia de los funcionarios estatales ha generado un impacto negativo en la preservación del patrimonio arqueológico, lo que en el largo plazo podría afectar directamente al turismo, base de la economía local.
Robo con violencia en Anakena

El lunes 25 de mayo, los turistas Teresita Balmaceda (en la foto) y su marido Luis Chacón, sufrieron un robo con violencia en Anakena. Las víctimas acusaron que luego de realizar fotografías cerca del ahu, se acercó la señora Clara Alarcón Pakarati, quien mantiene la toma en ese lugar y luego de interpelarlos por acercarse demasiado a los moai, les habría arrebatado una cámara de fotos y un iphone. Según los visitantes, la acusada les exigió el depósito de un millón de pesos a su cuenta personal – la cual les entregó por escrito – a cambio de la devolución de los objetos sustraídos.

teresitaTeresita, periodista que vino a realizar un reportaje sobre la Isla, aseguró que tenía altas expectativas de esta primera visita, pero que el robo les arruinó todo. La profesional calificó la experiencia de “horrorosa” y dijo esperar que ningún otro visitante pase por lo mismo: “Nunca en mi vida había sentido tanta violencia, como lo sentí de parte de esta mujer. Le pedí llorando que por favor me devolviera las cosas porque son mis herramientas de trabajo, pero no hubo caso”, afirmó la turista.

Por su parte, Luis Chacón, quien interpuso una denuncia ante carabineros y Fiscalía, aseguró que: “No sólo no hemos podido tomar ninguna fotografía, sino que además hemos tenido que hacer trámites todos los días y aún no podemos recuperar nuestras cosas”. Pese a lo ocurrido, ambos agradecieron a otras personas de la comunidad, quienes “fueron comprensivos y nos acogieron muy bien”, dijo Chacón.
Cuidado de sitios arqueológicos

Una fotografía publicada a través de las redes sociales despertó inquietud entre los especialistas en el cuidado de sitios arqueológicos. En la imagen, que fue capturada por miembros del grupo que se auto adjudicó el cuidado del Parque, aparece una persona sobre el ahu Ko te riku ubicado en Tahai, cortando el pasto con una máquina desbrozadora.

tahai

Al respecto, Ninoska Cuadros Hucke, Jefa Provincial de Conaf Isla de Pascua, explicó que por protocolo este tipo de acciones ya no se realizan: “El corte de pasto se hace en grandes extensiones de terreno, pero en las estructuras arqueológicas el pasto se debe sacar a mano, pues estas máquinas cercenan con facilidad el material lítico. Y agregó que: “Pese a la buena voluntad de estas personas, están cometiendo una alteración que conlleva a un daño acumulativo irreparable”.

 

Inminente derrumbe en Orongo

En tanto, una de las casas ubicadas en la aldea ceremonial de Orongo, sufrió el desplazamiento de diez centímetros en las lozas verticales que sostienen uno de los muros, el cual además presenta un abultamiento hacia el exterior, según indicó la antropóloga Lilian González, quien visitó el lugar junto a la encargada de proyecto de arte rupestre, Sonia Haoa.

La casa afectada venía siendo monitoreada por Conaf y está dentro de las estructuras que requieren salvataje, sin embargo el seguimiento fue detenido dado que desde marzo a los funcionarios de la institución no se les permite ingresar al Parque Nacional.

La antropóloga aseguró que la situación “da cuenta de un deterioro avanzado, ya sea por las lluvias o porque las personas se afirman en la estructura” y aseguró que “de no tomar medidas adecuadas ese muro se va a derrumbar”.

Sonia Haoa se refirió al riesgo que implican estos hechos para la preservación del patrimonio arqueológico de la Isla y agregó que: “Lo que más me duele es que esto pasa porque no están las personas adecuadas para que resguarden el lugar y controlen a los visitantes. Eso está pasando en diversos lugares del Parque y es el comienzo del abandono”.

Las especialistas coinciden en que estos hechos se podrían haber evitado si los funcionarios a cargo del monitoreo, resguardo y fiscalización de los sitios arqueológicos hubiesen estado presentes.

Finalmente, la Jefa Provincial de Conaf recalcó que lo ocurrido en las últimas semanas da cuenta de la importancia de las funciones indelegables de la institución estatal, respecto a la preservación de los sitios arqueológicos en el Parque Nacional Rapa Nui. Además, dijo que “no puede ser que a raíz de estas demandas políticas, los sitios arqueológicos estén en el abandono”.