La conservación y su importancia para preservar el patrimonio natural y arqueológico presente en el Parque Nacional Rapa Nui

Viernes 01 de Abril 2016

Isla de Pascua, es considerada uno de los sitios históricos y naturales con sobresaliente atracción en el mundo. Un patrimonio imponente constituyen sus construcciones megalíticas y el entorno natural en el cual éstas se encuentran instaladas desde el arribo de los primeros habitantes de Rapa Nui.

El interés generado por el turismo, actividad económica que atrae cada año una cantidad importante de visitantes, hace necesario poner de manifiesto la importancia que tiene el resguardo y preservación de este patrimonio, que se ha visto vulnerado por el paso de los años, la intervención climática y las acciones humanas.

Frente a lo anterior, es fundamental desarrollar planes que permitan ir de forma eficiente, a preservar los tesoros patrimoniales de este territorio y su cultura. Por ello la Corporación Nacional Forestal CONAF, presente en Isla de Pascua, está en constante trabajo para desarrollar acciones enfocadas en la Conservación Arqueológica y Natural, apoyando y desarrollando proyectos que sigan ésta línea.

Se define en términos generales como CONSERVACIÓN el rol que involucra la investigación y preservación del patrimonio cultural de una propiedad, mediante métodos eficaces que permitan mantenerla, como sea posible, lo más cercano a su estado inicial; aplicando pautas éticas como la menor intervención, materiales y métodos apropiados y la documentación completa del proceso.

Medidas de Conservación Patrimonial en el Parque Nacional Rapa Nui.

Rapa Nui ha sido descrita ya en los años sesenta como un continuo arqueológico, un gran sitio donde se encuentran presentes una cantidad de elementos diseminados por todo el territorio. Una de las principales acciones ante este escenario, es el conocimiento específico de aquello que se encuentra presente, en tanto a su ubicación, como clasificación y su estado de conservación, de esta manera se comprende la necesidad de salvaguardar el patrimonio tangible, asegurándolo para las futuras generaciones.

Explica Lilian González, Encargada de la Unidad Técnica Arqueológica de CONAF Isla de Pascua, que las medidas orientadas a la conservación están siempre supeditadas a un exhaustivo estudio de las condiciones y posibilidades de los lugares o elementos a intervenir, “Existen distintos tipos de medidas en temas de conservación, que van desde las más simples o preventivas como la construcción de protecciones o delimitaciones, por ejemplo una pirka alrededor de un Moai o de un sitio de petroglifos para mantenerlo alejado de la posible intervención de animales. Existen también medidas de reparación, si pensamos por ejemplo en el caso de un muro donde algunos de sus bloques o paenga, que con el paso del tiempo se han ido desencajando; y en casos de mayor deterioro determinar que la mejor posibilidad es la reconstrucción. Sin duda que la medida más extrema frente al peligro de perder un sitio es el rescate de éste” señaló.

La existencia de proyectos emblemáticos para la conservación y restauración del patrimonio en Isla de Pascua, ha logrado perpetuar hasta la actualidad sitios tan importantes como el Ahu Tongariki y Ahu Ature Huki, entre otros. Destaca entonces el trabajo realizado por el arqueólogo Jo Ann Van Tilburg quien inició en la década de los ochenta, el proyecto de estatuaria de la isla con colaboración directa de un asesor local, Cristian Arévalo Pakarati. El equipo logró documentar cerca de 900 estatuas en Rapa Nui, es así como hoy existe la georeferenciación, fotografía y descripciones de cada una de estas piezas.

A nivel nacional ya en 1984, se inician estudios que tienen por objetivo analizar las posibilidades de consolidación de la estatuaria en la isla, como paso final de la conservación, asegurando un menor impacto ante las condiciones naturales a las que se pueden ver expuestas, ejemplo de esto es la reconstrucción del Ahu Tongariki, en donde la totalidad de sus estatuas fueron protegidas con técnicas especiales de consolidación de la piedra.

Posteriormente, la administración del Parque Nacional Rapa Nui toma contacto con el Instituto Lorenzzo de Medicci de Florencia (Italia), especialista en temas de conservación, gestionando la posibilidad de capacitar a la comunidad de Isla de Pascua en cómo cuidar su patrimonio. Es así como el restaurador italiano Lorenzo Casamenti, director del Instituto, instruye a un grupo de personas, guardaparques y estudiantes de enseñanza media, en la conservación preventiva y activa de la piedra toba, escoria roja y basalto vesicular, materiales presentes en las plataformas ceremoniales, Moai y otras estructuras donde la piedra es el principal elemento de construcción. El trabajo práctico realizado, dio como resultado la extracción de líquenes en el Ahu Ature Huki, ubicado en la playa de Anakena, el cual además fue impermeabilizado para su protección.

En los dos últimos años, CONAF Isla de Pascua ha colaborado en forma directa en proyectos que se han enfocado a la protección y conservación de petroglifos como también en el rescate del humedal Ava Ranga Uka, los que han sido considerados de alta importancia en la cultura del pueblo Rapa Nui, entregando información valiosa para la comprensión de su patrimonio histórico y natural.

El aporte de la comunidad en los procesos de conservación.

Sin duda la puesta en valor del patrimonio tangible irá siempre de la mano con la comprensión tanto histórica como cultural de él, por lo tanto toda acción que busque la preservación deberá considerar el respeto por el significado de este patrimonio dentro de la comunidad.

Y es aquí donde la participación comunitaria adquiere significado, pues conecta con la identidad de un colectivo, con la valoración de preguntas como ¿de dónde venimos? y ¿a qué pertenecemos?.

Sonia Haoa, ha trabajado en importantes proyectos de conservación en Isla de Pascua y recientemente lideró el catastro de Arte Rupestre del sector norte de la isla. Para ella, que la comunidad tenga la posibilidad de saber en qué lugar se encuentran sitios tan importantes como los conjuntos de petroglifos es fundamental, pues esto hace que se valore la historia y sus tradiciones.

“Para un pueblo siempre es importante la identificación, sin ella siempre vamos a estar con una historia inconclusa, sin saber de dónde venimos, a que pertenecemos y a partir de ello como vamos a formar a nuestras futuras generaciones. Por ello, hoy en día en la isla es fundamental la conservación, aprender a cuidar, saber lo que se tiene; estudiar es fundamental, cuando nosotros pensamos que sabemos no siempre es así, por eso hay que conocer con una base, especialmente en los sitios de Arte Rupestre. No es sólo identificar los rasgos o los petroglifos, ese es el comienzo, existe también toda una parte analítica del por qué el hombre lo hizo, el cómo y su significado, y el significado que constituye hoy en día para nuestro pueblo. Uno de los mayores problemas que tenemos es que nos cuesta identificamos”, indica Haoa.

La preocupación de una comunidad por su pasado es un indicador de cómo ve el futuro y es por ello que en Rapa Nui el rescate de su patrimonio tangible como intangibles es un indicador de que es lo importante para esta sociedad.

El Museo Antropológico Padre Sebastián Englert, es la institución encargada de la recopilación y conservación de gran parte del patrimonio histórico de Isla de Pascua. Francisco Torres es curador de colecciones en dicha institución y plantea su apreciación: “En el caso específico de un grupo o cultura como la Rapa Nui, que ha sufrido con el paso del tiempo al punto de casi desaparecer, el significado de la conservación tiene un valor en la subsistencia, en decir aquí estamos nosotros, aportando con los conocimientos del pasado, pero por sobre todo, con lo nuevo, con lo que puedo construir desde ese pasado, no es sólo mirar hacia atrás, si no también hacerlo hacia delante para construir nuevas cosas a partir de la realidad en que se vive”, señala.

Sin lugar a dudas, una sociedad involucrada y conocedora de su patrimonio logrará la comprensión histórica de éste y a partir de ello una orientación específica en como colaborar en la preservación del mismo, a niveles tan básicos como la primera infancia y desde allí proyectarse al resto de la población.

En Isla de Pascua si bien se han tomado acciones concretas respecto al tema de la conservación del patrimonio, es necesario seguir trabajando en conjunto con las instituciones involucradas, de la mano de agentes técnicos que transfieran conocimiento y apoyo, en tareas tan específicas como la restauración, sea preventiva o de efectos mucho más significativos en una pieza, involucrando a la comunidad pues es ella, quien le asigna significado y transmite entre sus miembros la importancia que constituye el pasado para visualizar el futuro. Es tarea de todos, en este caso involucrar al turismo, los colegios, instituciones públicas, organizaciones de base, entre otros, en aportar y colaborar con la protección de los elementos patrimoniales.