La especial condición de Manu Meri (abejas) en el Parque Nacional Rapa Nui

Durante el mes de junio, la noticia impactó a toda la comunidad de Isla de Pascua como también, despertó la atención fuera de ella. Las abejas de Rapa Nui son únicas y con una capacidad de producción, muy por sobre la alcanzada por sus similares en el continente.

Jueves 08 de Septiembre 2016

Las abejas, son uno de los principales agentes polinizadores en el mundo y que en el último tiempo se han visto una abismante disminución de ellas por distintos factores, entre los que se pueden mencionar los pesticidas, fungicidas, desnutrición y enfermedades que atacan tanto a las larvas como a colonias completas.

En Isla de Pascua, la documentación les registra desde 1850, introducidas por misioneros probablemente venidos desde Tahiti. Ellas han sobrevivido en forma silvestre realizando su labor polinizadora gracias a las flores de arbustos frutales con los que cuenta la isla, por ejemplo guayaba, plátano y piña, como también con flores de pradera. Hoy se les reconoce su condición excepcional, libres de agentes contaminantes, bacterias y hongos, los que están presentes en las abejas de casi todo el mundo y es eso lo que las hace convertirse en otro tesoro que alberga el Parque Nacional Rapa Nui.

Quien conoce muy bien a las abejas en la isla es Patricio Castillo Manutomatoma, apicultor desde aproximadamente ocho años. Ha trabajado con ellas y sabe de la importancia de cuidarlas, de la misma forma como se resguarda el patrimonio histórico y natural. Para él estas abejas son parte de ese patrimonio, “Resultó ser que la abeja de Rapa Nui es un patrimonio, al igual que todo lo de la isla. La característica principal de esta abeja es que está limpia y que ha sobrevivido en forma silvestre sin la intervención humana. Estamos trabajando en su protección, que se mantenga sana y poder compartir con todo nuestro pueblo los beneficios que nos entregan”, expresó.

Gracias a toda la información que fue rescatada en el estudio de la abeja en Rapa Nui realizado por el Centro de Emprendimiento Apícola de la Universidad Mayor y la Corporación Apícola de Chile, con el apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), otros investigadores y personas relacionadas con el mundo de la apicultura han volcado su interés en aportar con sus conocimientos al cuidado de este insecto polinizador, de características tan especiales en Isla de Pascua.

Es el caso del profesor Luis Guzmán Zelaya, especialista en apicultura, quien visitó la isla para apoyar e intercambiar información y conocimientos en beneficio del cuidado de las abejas. Para el profesor Guzmán su viaje se enfoca en poder trabajan en conjunto con los apicultores el manejo de la colmena, tratando de rescatar algunas que se encuentran en estado silvestre en cavernas y poder con ellas manejar su producción, “Estuvimos recolectando enjambres silvestres, para poder instalarlos en las colmenas langstroth. Trabajamos en ordenar e instalar las abejas en estas colmenas para optimizar su producción, además aprendí mucho de Patricio, pues esta labor es recíproca y puedo decir que me encontré con una apicultura que se desarrolla en forma muy profesional” indicó.

Una de las características del trabajo que realiza Castillo, corresponde al servicio de polinización, instalando temporalmente colmenas en el campo, ayudando de esta manera a los agricultores con este proceso indispensable, para la reproducción de frutas y otras plantas.

Como parte de la puesta en valor de las abejas en el Parque Nacional Rapa Nui, durante la semana pasada, fueron trasladados al sector de Rano Raraku algunas colmenas, las que estarán allí como parte del testimonio vivo de la riqueza natural de la isla.

Para CONAF Isla de Pascua, es de suma importancia poder fomentar estas acciones, pues exponen el valor de todos los elementos que interactúan en el parque, trabajando de esta manera además, el crear conciencia tanto en el turista como en la comunidad residente, del cuidado y resguardo del patrimonio natural, uno de los ejes básicos de la labor de la institución en la isla.

Para Ninoska Cuadros Huke, jefa provincial de CONAF, la protección y cuidado de la abeja de Rapa Nui es fundamental, “A partir de los estudios realizados por el FIA, dependiente del Ministerio de Agricultura, nos encontramos con la sorpresa que, esta abeja, se encuentra libre de enfermedades y que podemos ser un hábitat perfecto para trabajar en recuperarla ecológicamente. Por ello, se nos solicita continuar ayudando en la ejecución de la protección de la abeja y apoyando a los apicultores locales, y es lo que estamos haciendo, pues entendemos la importancia de esto, no tan solo para la isla, sino que también para la subsistencia de esta especie”, expresó.

Es importante considerar también, medidas de protección extremas para las abejas, pues es una realidad que si una de ellas se contagia con algún parásito o bacteria, infectará a toda la colmena y así, a todas aquellas presentes en la isla.

Las Manu Meri en Isla de Pascua, tienen un gen específico que les ha hecho más resistentes y por ello son consideradas por algunos expertos como la esperanza de poder preservar este insecto que tiene una importante labor en el planeta.