Reconocimiento al trabajo de Guardaparques del Parque Nacional Rapa Nui.

El trabajo de un guardaparques en Rapa Nui, involucra un acabado conocimiento territorial, tradicional, la disposición para educar a la comunidad residente como visitante, en la protección del patrimonio natural y arqueológico.

Miércoles 05 de Octubre 2016

Sin duda alguna, con el pasar de los años, Isla de Pascua se ha vuelto un importante destino turístico internacional. De esta manera, el Parque Nacional Rapa Nui también ha incrementado su actividad, recibiendo un flujo no menor de turistas y esto, sumado a las especiales condiciones territoriales, ha hecho necesario contar con un constante resguardo y control de los sitios que día a día reciben visitantes.

Y es en este sentido, que la labor del cuerpo de guardaparques de la Corporación Nacional Forestal CONAF en Isla de Pascua se enfoca diariamente, realizando patrullajes, actividades educacionales, resguardando los sitios naturales y arqueológicos, monitoreando la fauna silvestre y realizando distintas acciones de información, en donde interactúan con el público que desea recorrer la isla.

Un guardaparques en el Parque Nacional Rapa Nui debe estar ampliamente capacitado, así lo explica Pedro Hito, quien realiza esta labor desde hace veinticinco año, “Un guardaparques, es un difusor de la cultura de Rapa Nui, nosotros estamos en contacto con cada persona que llega, desde que compra su ticket y recorre los sitios. Debemos conocer sobre arqueología, avifauna, etnobotánica, antropología, todo aquello que dejaron nuestros ancestros, debemos conocer nuestro patrimonio a fondo. Yo cuido lo que dejaron mis ancestros y hablo de ello”, finalizó.

Orongo, Rano Raraku, Tahai y Anakena, son los principales puntos donde se ubican las Guarderías. Estas son las oficinas donde se encuentran los funcionarios, realizando turnos, organizando el trabajo de patrullaje y sus estrategias sobre el manejo del parque.

Una de las guardaparques emblemáticas es María Chávez, ella ha realizado su trabajo por más de 30 años en el Centro Ceremonial de Orongo, conociendo este sector como la palma de su mano. Fue homenajeada en el marco de los cien años de la creación de CONAF, como la mujer guardaparques con más trayectoria en la institución, hasta hoy sigue trabajando y relacionándose activamente con quienes visitan este sitio, “Mi labor es orientar al turista dentro de las áreas silvestres protegidas y entregar educación ambiental. Para ello, debo estar constantemente capacitándome en variados temas, como por ejemplo en patrimonio, en las plantas y en todo aquello que sea un aporte para realizar de mejor manera mi trabajo”, señaló.

Las necesidades en la gestión del parque nacional ha ido aumentando, por ello durante el último tiempo, se ha incrementado la dotación de guardaparques, incorporando a jóvenes locales a esta labor, los que han visto en ésta, una oportunidad de aportar activamente en el resguardo del patrimonio Rapa Nui.

El contacto diario de estos nuevos patrulleros con los guardaparques más experimentados y con los visitantes, que no son los mismos que hace 20 años atrás; están formando una nueva camada que se suma con energía y compromiso al trabajo, siendo aporte fundamental de cara a los nuevos desafíos de gestión a los que se enfrenta el parque.

Para Manuiri Pate, un joven que está recientemente incorporado al grupo exploratorio para el resguardo y patrullaje del parque, este trabajo lo conecta con su cultura, “Mi trabajo consiste en cuidar el parque, enseñar a los turistas a respetar nuestro patrimonio, que no suban al Ahu, que respeten los senderos. Hacer respetar esto que nos dejaron los Tupuna, que es lo que somos, de dónde venimos y para dónde vamos, esto hace que no nos olvidemos de quienes somos”, expresó.

Durante la semana recién pasada, con el objetivo de traspasar experiencia y conocimientos, se realizó una capacitación respecto al trabajo diario de los guardaparques, dirigido a quienes actualmente se han incorporado como nuevas contrataciones del Parque Nacional Rapa Nui.

Charlas sobre cuidado del Parque, atención al visitante, manejo y venta de tikets, entre otros temas fueron tratados en dos jornadas. Toda la información traspasada estuvo a cargo de los guardaparques con mayor experiencia en el trabajo dentro del parque.

Si bien, el trabajo que los guardaparques realizan dentro del parque cuenta con una planificación y objetivos puntuales, que están dados por la institucionalidad a la que pertenecen como funcionarios, es necesario reconocer que su esfuerzo ha rendido frutos a la hora de hacer un balance en la protección del parque y todo lo que ello involucra.

Hoy por ejemplo, guardaparques monitorean y cuidan la colonia de aves Tavake en el volcán Rano Raraku, como también otras aves marinas que anidan en los Motu. Advierten además, cambios en el suelo como por ejemplo lo sucedido en Ovahe, colaboran con la conservación y catastro del patrimonio arqueológico, atienden al público tanto en los sitios, como en el aeropuerto o en las oficinas provinciales de Conaf en Mataveri. Son ellos quienes mejor conocen lo vulnerable que es Rapa Nui, viviéndolo a diario en sus rondas y lo necesario que es trabajar en conjunto con la comunidad, y por cierto con los visitantes, para crear una conciencia de un turismo respetuoso y sustentable.

Muchos de ellos han hecho su vida dentro del parque, han visto a sus hijos crecer allí, ejerciendo su labor, comprometidos además, con sus tradiciones y con la comunidad a la que pertenecen, siempre atentos y preocupados por el resguardo de la naturaleza y la historia de Isla de Pascua.